Crónica del retorno de Fronconstine.

1511856_1527016214234008_916513910338433687_oTras unos cuantos días de reparaciones, la impresora 3D de sobre nombre “Fronconstine”, se transformó en la elegante “Pirámide Azul”.

En el tiempo de modificación los alumnos se enfrentaron al testeo básico de una impresora; estado de las piezas de plástico, distancias entre ellas, estado de los cables de finales de carrera, de motores, de termistores y resistencias térmicas. Esto unas veces si hizo por inspección directa, otras usando el código de comunicación natural de este tipo de máquinas, el todo poderoso G-Code que permite calibrar la impresora y controlar todos sus movimientos.

Ahora la “Pirámide Azul” ya no se ubica ni en la Casa Castillo ni en el Liceo Ártabro, está en casa de sus dueños que la donaron durante un año para que los alumnos pudieran aprenden robótica de forma experimental. Para los siguientes cursos tanto en el Liceo Ártabro como en la Casa Castillo se dispondrá de dos Prusas I3 que van a hacer las delicias de los pequeños y mayores que asistan a los cursos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s